domingo, 22 de noviembre de 2015

WARNING: ¡MARIDO ESCRAPEANDO!

¡Atención, atención! Cotilleo de última hora:
¡un hombre casado escrapea en mi casa! 

Cuando Sergio miró con ojos golositos el proyecto que había diseñado para un taller que impartiré en noviembre, sospeché que algo extraño se cocía. Aunque nunca imaginé la proposición que me haría aquel mismo día, ¡y en mi propia casa! 

 Iniciando el álbum...

Sergio es el hombre con el que, no sólo estoy casada, si no que también comparto tres adolescentes pizpiretas y un montón de ilusiones, aventuras y... gastos. Bueno, pues a éste magnífico ejemplar ibérico le encanta patearse los montes, que para eso están, ¿no? Y decidió que aprovecharía unos días que tiene de vacaciones para calzarse sus zapatillas de trekking e irse a explorar los mundos silvestres. Pero, al ver el álbum tan súper espectacular que había preparado para mi taller, su espíritu intrépido le propuso un reto: hacerse el suyo propio, para poner las fotos de su escapada en solitario. Y tal dicho, tal hecho. Ni corto ni perezoso, me propuso unirse al grupo del taller. El impacto de la propuesta fué casi mortal. Después de la reanimación (medio eufórica, medio "si no lo veo, no lo creo"), me puse manos a la obra a buscar una colección de papeles que le fuera al dedillo.

¡Qué arte con la plegadora!

 Trabajo fino esto de poner el cierre metálico...

 Y ya tiene lista la base en espina para los dos lomos del álbum, ¡qué fiera escrapera!

Escogimos los papeles de Prima Marketing Cartographer, que a un forofo de los mapas le va que ni pintada. El álbum tiene una encuadernación doble en espina, con páginas "sobre", que esconden tarjetas en su interior. Ya véis que el chico no se anda con chiquitas: cuando se pone, ¡se pone! 


 Montando las páginas sobre (obsérvese el estado de concentración máxima)

Uix! Una infiltrada con ataque de inspiración... ¡Robándome los gelatos!

Escogidos y cortados los papeles, ¡un poco de distress y a pegarlos!

Finalmente resolvimos que en lugar de esperar a finales de noviembre para hacer el taller, podía aprovechar que tenía a la tallerista en casa e ir construyendo su álbum con la tranquilidad de un privilegiado. Y aquí lo tenéis, todo un escrapero, enzarzado en su proyecto día sí, día también (¡que él aun no sabía lo que ésto engancha!).

Aquí te dejo unas foticos más, para que veas cómo de chulo le ha quedado el álbum: 


Como ves, las páginas estan encuadernadas en un doble lomo, por lo que se abren hacia la izquierda y hacia la derecha. Además cada página es un sobre, ¡que esconde una nueva tarjeta!

En fin, este post es una bandera en alto pregonando "los milagros existen y a veces, ¡también pasan en mi casa!". Exageraciones a parte, confieso que ha sido un gustazo compartir mi pasión por el scrap con mi gran amor. ¡Gracias Sergio!

8 comentarios:

  1. Wowww felicitaciones a la maestra y al excelente alumno!! Tiene muucho talento ese marido tuyo!! Saludos desde México!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por "visitarme" desde taaaan lejos! Besos

      Eliminar
  2. Haja que Bueno si lo hace el mio me desmayo, el ultimo cumple compro una tareta heha...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, cuando me dijo que quería hacerlo pensé que bromeaba... Luego casi me desmayo 😜

      Eliminar
  3. felicitaciones a tu esposo son pocos los maridos que scarpean con sus esposas jajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, por eso quise hacerle este pequeño homenaje 😄😘

      Eliminar
  4. Que suerte al mio le digo que haga algo de Scraps y le da un patatus , el prefiere montar una impresora 3d

    ResponderEliminar